Debido a la especial biología del insecto, su detección para las personas en las fases más iniciales de la infestación es muy difícil de identificar. En esta fase se suelen confundir las picaduras de chinches con las de otros insectos como por ejemplo los mosquitos, ya que las chinches no necesitan alimentarse diariamente y al producirse este tipo de picaduras lo más habitual es que cualquiera las achaque a algún insecto esporádico y no al inicio de un problema de infestación de una plaga.

 

Las chinches suelen vivir agrupadas unas sobre otras, este es uno de los motivos por los cuales cuando alguna sale a alimentarse suele ser seguida por otras produciéndose así las picaduras de chinches en días concretos y con números elevados de picadas. Si a eso sumamos que una chinche adulta suele picar una media de 5 veces para alimentarse en una noche, podemos levantarnos a la mañana siguiente muy castigados.

Las chinches adultas si bien suelen salir de las lamas del colchón y subir hasta muestra cama, cuando se encuentran en otras zonas de la casa o habitación, es muy habitual que trepen por las paredes y después de deambular por el techo se dejen caer directamente sobre nosotros como un paracaidista para picarnos y dejándose caer posteriormente al suelo con el fin de regresar a la comodidad de su escondite.

Las picaduras de chinches son la primera muestra del problema

Picadas chinches

Las picaduras de chinches pueden variar mucho dependiendo del estado en el que se encuentren, siendo menos visibles en los primeros estados larvarios y con necesidad de realizar un número menor de picadas para alimentarse, necesitando posteriormente de más picadas para alimentarse durante su crecimiento. Para cada muda y para la puesta de huevos se han de producir con anterioridad las picaduras de chinche ya que sin la energía que les aporta la ingesta de sangre no pueden llevar a cabo sus cambios metabólicos.

¿Cuando suelen producirse las picaduras de chinches?

En verano se suelen producir un mayor número de picaduras de chinches. Esto se debe a que como la mayoría de insectos sus ritmos metabólicos dependen de la subida de temperaturas, siendo en esta época donde sube su tasa de reproducción y las hembras siempre necesitan la ingesta de alimento para cubrir el gasto energético que necesita para producir los huevos.

Las picaduras de las chinches se suelen producir casi siempre en horario nocturno, momento en el cual estos insectos que suelen ser muy débiles se sienten más cómodos y tranquilos para de este modo aprovechar para salir a comer. En casos de grandes infestaciones su horario de “caza” se amplía encontrando picadas de chinches en horarios de tarde.

Si bien las picadas de chinches son indicadores, no todas las picadas tienen que de esta tipología de insecto. No es recomendable generar alarma, pero si es prudente que tras una repetición de picadas nos pongamos alerta. Otra cosa que ocurre frecuentemente es que las picaduras de las chinches las reciba siempre la misma persona no siendo picados el resto de habitantes de la vivienda.

¿Cómo reconocer las picaduras de chinches?

Picaduras chinches Barcelona
Las picaduras de chinches adultas suelen ser fácilmente reconocibles ya que acostumbran a picar con un patrón denominado picadura en pulsera ya que la metodología consiste en varias picadas seguidas ya sea en línea o agrupadas.

La reacción alérgica de las picaduras de chinches es muy variable de persona a persona, un pequeño porcentaje de la población no tiene ningún tipo de reacción aunque lo más normal es que se produzca una hinchazón localizada sobre la picadura y que venga acompañada de fuertes picores. Si las picaduras de chinches se prolongan en el tiempo lo más habitual es que un alto porcentaje de la población genere una fuerte reacción alérgica siendo necesario pasar por el médico para que se le receten pomadas de antiestamínicos para su tratamiento.

¿Como detectar la presencia de chinches?

A parte de las picaduras de chinches se puede detectar su presencia de distintas maneras como pueden ser la detección de excrementos de chinches en la zona de las lamas del somier, las zonas traseras de la cama o mesitas de noche del dormitorio. Estos excrementos son pequeños y de color negro muy parecidos a puntos de bolígrafo. Otra forma de detectarlos es la colocación de trampas con feromonas o profundas inspecciones oculares en todo tipo de rendijas, zócalos, enchufes, traseras de cabezales y camas, somieres, cuadros, etc…. En cualquier caso no debemos alarmarnos cada vez que oigamos la palabra chinche, en ocasiones los telediarios hablan de chinches que solo afectan a los árboles y no producen picadas a los humanos simplemente son insectos no deseables pero sin peligro sobre nuestra salud.